La madre suficientemente buena-Winnicott

La madre suficientemente buena-Winnicott

El concepto de madre suficientemente buena del psicoanalista y pediatra D. Winnicott

 

madre suficientemente buenaEl desarrollo conceptual de Winnicott sobre la madre suficientemente buena, es desarrollado desde su formación de médico pediatra y psicoanalista.

En el estudio de la relación que existe entre la madre y su bebé es necesario examinar por separado aquello que es privativo de la madre y lo que está comenzando a desarrollarse en el niño. La criatura vendrá a ocupar un lugar que si bien se encuentra vacío desde un espacio físico no lo está desde los aspectos emocionales de sus padres. En ese lugar que se transforma en  una criatura/bebé hay algo que se encuentra predeterminado quizás, un cómo lo imagina, quizás un como quiero que seas, o quizás su nombre.

EI bebé ya tiene referencias en el vientre de su madre, aprende a distinguir. En los últimos tiempos del embarazo y hasta unas semanas después del parto, Winnicott, destacado psicoanalista inglés, describe la instauración de la “preocupación maternal primaria”. Consiste en un estado particular que permite a la madre ponerse en el lugar de su hijo, identificarse con él antes de que nazca y también después de su nacimiento, así como luego para los cuidados que ella le prodigará. Con ese fin la madre utiliza sus propias experiencias como bebé. De este modo se encuentra también en un estado dependiente y vulnerable, hay una dependencia absoluta con referencia al estado del bebé.

 Este estado, que podría considerarse patológico de no ser por el embarazo, es como una conducta de repliegue o vuelta hacia adentro, pero necesario para lograr una adecuada empatía con el bebé en gestación y más tarde con el bebé ya nacido. Una madre debe estar muy sana para lograr este estado y curarse espontáneamente del mismo, a medida que va madurando su bebé.

Este autor describe a la “madre suficientemente buena” que es capaz de satisfacer las necesidades del infante al principio y de hacerlo tan bien que el infante, cuando emerge de la matriz de la relación infante – madre, puede tener una breve experiencia de omnipotencia.

El prototipo de los cuidados maternos es el holding (función de sostén), un lactante que conoció un holding suficientemente bueno, no tiene nada que ver con un lactante que no lo tuvo. El sostén, la forma en que la madre toma en sus brazos al bebé está muy relacionada con su capacidad de identificarse con él, las fallas en dicha función pueden incrementar la sensación de desintegración. Cuando no hay un hacer suficientemente bueno, el infante es incapaz de iniciar la maduración del yo, o bien el desarrollo del yo queda necesariamente distorsionado en aspectos vitales.

Pero a su vez, para que la madre pueda llevar a cabo con éxito esta labor, es necesario que a su vez pueda ser ella también sostenida por su pareja y el entorno.En este enlace puedes saber más sobre la función de sostén que requiere la madre.

En esta etapa es necesario no considerar al bebé como una persona que tiene hambre y cuyos impulsos instintivos pueden ser satisfechos o frustrados. Es necesario pensarlo como un ser inmaduro que está constantemente al borde de una angustia inconcebible. Lo que mantiene a raya esa angustia inconcebible es la función de la madre, de vital importancia en esta etapa. Se manifestará mediante su capacidad de ponerse en el lugar del bebé y darse cuenta de lo que necesita en el manejo general del cuerpo, y por lo tanto, de la persona. El amor en esta etapa sólo puede mostrarse a través del cuidado del cuerpo.

Gradualmente le irá enseñando el mundo a su hijo/a en la medida en que lo vaya necesitando y paralelamente, irá desapareciendo este estado especial que es la preocupación maternal primaria.

Liliana M. Lund

Depresión en el embarazo y postparto

Depresión en el embarazo y postparto

 Características y síntomas de la depresión en el embarazo y postparto  

depresion en el embarazoHasta mediados de los años 80 no se solía dar importancia a la depresión en el embarazo. Se pensaba más en la embarazada como en un estado de buena esperanza que la predisponía favorablemente hacia su embarazo.

Desde la psiquiatría,  se utiliza la expresión de “psiquiatría perinatal” para definir al área de la psiquiatría que se dedica al estudio, diagnóstico y tratamiento de los cuadros depresivos durante el embarazo y el puerperio.

La falta de tratamiento de la depresión en el embarazo o gestacional, puede producir diversos efectos nocivos que afectan a la evolución saludable del embarazo. Puede afectar tanto a la madre como al desarrollo fetal, el lactante o a los hijos en etapas posteriores.

Riesgos de no tratar la depresión durante el embarazo:
  • falta de controles y cuidados prenatales,
  • conductas adictivas como alcohol, drogas o tabaco,
  • mala o pobre alimentación,

Los tratamientos recomendados son mayormente la psicoterapia, ejercicios de relajación. La utilización de fármacos se suele evitar en las primeras 12 semanas por riesgo de malformaciones en crisis medias a moderadas pero esto depende del criterio médico del psiquiatra.

Características de la depresión posparto:

En el posparto, un periodo caracterizado por la vulnerabilidad de la madre, un 40% aproximadamente de las madres sufren síntomas depresivo-ansiosos inespecíficos. Sin embargo, sólo un 15% desarrolla una enfermedad depresiva propiamente dicha. La vivencia de estas madres es:

  • de sentimientos de minusvalía,
  • sentirse incapaces de asumir el rol de madre
  • incapaces de cubrir las necesidades de su hijo/a y se presentan especialmente en el 1º mes.

La depresión puerperal no sólo afecta a la forma en que la madre se relaciona con su hijo, sino también en la forma en ésta lo percibe. Se ha comprobado que las madres deprimidas perciben más negativamente a sus hijos/as y que los consideran más difíciles de criar que las madres no deprimidas.

Estos sentimientos por lo tanto, se trasladarán a su relación madre-hijo teniendo importantes efectos en el desarrollo del niño/a: suelen presentar un menor coeficiente intelectual (por falta de estímulos en su desarrollo) y trastornos afectivos (de apego). Para más información sobre los efectos de la depresión materna en los niños: ver aquí

El tratamiento de la depresión postparto en primer lugar es psico-educativa con las madres y sus familias. Consiste en explicarles  la naturaleza del trastorno, que es una enfermedad y no un fracaso en su función de madre. Luego,  se recomienda la psicoterapia y la consulta con psiquiatría.

Liliana M. Lund

Crisis de pareja: como superarlas

Crisis de pareja: como superarlas

¿Qué motiva las crisis de pareja?

 

 crisis de parejaEn la vida de toda pareja cada tanto suceden situaciones complejas que afectan a uno o a ambos miembros y terminan provocando una crisis de pareja. En algunas ocaciones son crisis vitales o evolutivas que desestabilizan a los integrantes de la pareja. Un cambio laboral, por ejemplo, puede resultar muy positivo y sin embargo provocar una crisis en la pareja (crisis evolutiva) o perder el empleo (crisis vital). Aquí no se trata de quién sufre más ante la adversidad o de quién ama más sino de como puede enfrentarse al dolor, al miedo, a la impotencia.

Todo esto implica, que en los momentos difíciles, no podrán ir “parejos” y surgen los sentimientos de distanciamiento emocional, de ser incomprendidos por el otro. Por motivos diversos, crisis de pareja a lo largo de la vida en común habrán varias y por esto, es sumamente importante aprender a sobrellevarlas conjuntamente. Todo cambio importante implica un ajuste, lleva implícito un antes y un después, que algunas veces nos cuesta asumir. Es por este motivo, que es fundamental aprender a enfrentarlas con el enfoque más positivo que sea posible.

Puede ser que quién sufra la crisis sea sólo un miembro de la pareja pero afectará igualmente a la relación. Muchas veces se trata de un efecto evolutivo, uno de los miembros va madurando, creciendo en ciertos aspectos y se produce un desfazaje entre las necesidades y/o deseos de cada uno. Esto genera muchas veces sentimientos de incomprensión, desencuentro, distanciamiento, celos, etc.

Por lo general, fomentar el diálogo, la tolerancia a una manera diferente de sentir las cosas y la empatía (capacidad de ponerse en el lugar del otro) tratando de comprender su punto de vista, suelen ser de gran ayuda para superar  los obstáculos.

Por otra parte, el tener presente que son las crisis las que si bien nos desafían poniéndonos  a prueba, serán también las que nos brindan una oportunidad de cambio y de crecimiento.

 

 Liliana M. Lund

Pin It on Pinterest