La función del padre en la pareja parental

La función del padre en la pareja parental

.

función del padre

La función del padre en la pareja

Durante el proceso de transformarse en padres, es la mujer la principal protagonista. Es lógico  ya que los grandes cambios ocurren en ellas, pero ¿cuál es la función del padre durante esta transformación?

Hagamos una revisión.

La paternidad puede ser definida como el proceso psico-afectivo por el cual un hombre realiza una serie de actividades concernientes a:

  • concebir,
  • proteger,
  • aprovisionar y
  • criar a cada uno de sus hijos.

La raíz biológica de la paternidad se sitúa en el impulso instintivo de supervivencia. El deseo del hombre es sobrevivir en el hijo, otorgándole su nombre, hecho registrado a lo largo de la historia  por medio de ritos, religiones y costumbres.

Al igual que la mujer, el hombre también sufre intensas ansiedades durante el embarazo. Suele estar culturalmente obligado a callar a fin de no ser considerado débil o disminuido en su virilidad. AI no poder comprobar en sí mismo el desarrollo embrionario, como lo hace la mujer, queda librado a fantasías inconscientes, terroríficas e intensas. Son frecuentes las dudas de si tendrá capacidad de engendrar objetos íntegros y sanos o si será capaz de asumir adecuadamente su rol paterno. El embarazo de la mujer siempre produce en el varón la necesidad de buscar un equilibrio interno con relación a conflictivas infantiles. La traba más frecuente que impide mantener una adecuada sexualidad es la identificación de la esposa con la propia madre. Pueden predominar la envidia a la capacidad creativa de la mujer, sentimientos de abandono y celos que llevan a percibir a la pareja como poco satisfactoria.

La pareja y sus cambios:

El primer embarazo, si bien es  una situación de crisis, puede ser también una experiencia de apertura y un comienzo que estimula poderosamente las potencialidades para la intimidad, el cuidado y la ternura mutuos. Se habla de crisis en cuanto a que provoca una serie de cambios individuales y de pareja. Hay cambios

La pareja necesita resolver esta crisis evolutiva en forma compartida, tanto las ansiedades por el presente, revivir el pasado, como los proyectos del futuro.

Tendrán que volver a elaborar su alianza como pareja, expandir su relación, comunicar sus sentimientos mutuos e intercambiar sus vivencias respectivas. Es entonces también una oportunidad de crecer junto a su pareja.

Muchas parejas que esperan un hijo revisan, tanto juntos como individualmente, sus recuerdos de infancia. Descubren en la propia experiencia de llegar a ser padres, un nuevo tipo de reconciliación con sus progenitores. El ingreso de un nuevo miembro significará una transición, conciliación y renunciamiento, dando lugar a una nueva estructura familiar.

¿Cuál es la función del padre en el embarazo?

El hombre puede imaginarse más facilmente su función, su aporte para cuando haya nacido el bebé. Atender al niño cuando la madre necesite descansar, en las visitas médicas, etc. Sin embargo, suelen sentir que no pueden aportar nada durante el embarazo. Esto no es así. Durante el embarazo, es verdad que será la mujer quien viva los cambios físicos pero necesitará apoyo emocional. En muchas ocasiones, las futuras madres se sienten frágiles y vulnerables, así como otras, rozarán la omnipotencia.

El padre es el soporte emocional de la madre. Ella necesitará en quien apoyarse, con quien compartir tanto sus sueños como sus temores, que le proporcione equilibrio. La madre, para poder ofrecer un buen “holding” o sostén a su bebé, necesita ella misma ser sostenida adecuadamente por su pareja. Para poder hacerlo, el padre a su vez, debe ser sostenido por el entorno.

El cambio de algunas prácticas médicas , como ser el ingreso a sala de partos o a las salas de cuidados intensivos del bebé, etc., son situaciones que produjeron un fuerte aumento en el compromiso paternal. EI incremento de participación del padre en el momento del nacimiento resultó una influencia positiva en la relación padre-bebé

Las diferencias en el estilo paternal y maternal tienen que ver con las contribuciones biológicas diferentes. Las funciones de la madre y el padre se complementan y posibilitan mayores efectos en la socialización y desarrollo del niño.

 

Liliana M. Lund

 

 

Psicoterapia vía internet

Psicoterapia vía internet

¿Es eficaz la psicoterapia online?

 

internet

Una inquietud habitual que suele plantearse es la eficacia de la terapia online, gracias a la internet, versus la terapia presencial por carecer del enriquecedor “cuerpo a cuerpo”. Esta novedosa alternativa terapéutica, de muy reciente aplicación en nuestro país, frecuentemente genera dudas infundadas en las personas debido a ciertas resistencias ante los cambios, ante lo novedoso o a lo desconocido.

No obstante, desde mi amplia experiencia en la aplicación de este tipo de terapia, presenta múltiples ventajas teniendo en cuenta las posibilidades que nos brindan las nuevas tecnologías donde casi todos pueden estar hablando y viendo a otra persona en cualquier lugar del mundo que tenga acceso a internet.

Hoy en día una videocámara cubre bastante bien toda esa presencia necesaria para el buen desarrollo de una terapia, ese “verse en directo” que permite crear un buen vínculo terapéutico.

Esta nueva manera de acercarse le da a muchísimas personas la posibilidad de acceder a una asistencia que de otra forma no podrían tener, como personas con horarios laborales poco compatibles con los horarios habituales de los profesionales, que tengan movilidad reducida o deban guardar reposo e incluso personas que vivan en lugares alejados de centros capaces de brindar la ayuda que necesita.

Esta modalidad terapéutica permite justamente dar acceso a muchas más personas que de otro modo quedarían sin asistencia y que en ocasiones pueden ser quienes más la necesitan. Así que, como conclusión y afortunadamente, podemos afirmar que la terapia online constituye una alternativa altamente eficaz de la que se pueden beneficiar en la actualidad un amplio número de personas.

Liliana M. Lund

Licenciada en Psicología

El proceso de duelo y sus características

El proceso de duelo y sus características

¿Por qué se llama proceso de duelo?

 

duelo

El proceso de duelo

Lo que habitualmente llamamos duelo es en realidad un proceso de duelo. Consiste en la evolución de un estado emocional que pasará por diferentes etapas hasta completar el proceso para asimilar una pérdida.

Hay diferentes formas de considerar lo que implica el término duelo. Se suele pensar en el duelo únicamente en relación con la muerte pero ésta es sólo una de las formas posibles de separación o pérdida. Hay otras situaciones que aunque puedan ser menos manifiestas, pueden resultar igualmente devastadoras. En estos casos que se caracterizan por lo inesperado estamos hablando de crisis vitales.

Es la respuesta de una persona ante una pérdida o un cambio, por ejemplo, una separación pasajera o definitiva, pérdida de empleo, etc. Es un período de transición entre lo que era y lo que será.

Se trata de una crisis dentro del ciclo vital. El crecimiento y la maduración de los seres humanos llevan implícito que evolucionen en diferentes etapas y ante una nueva etapa conlleva un duelo por la etapa anterior. Es decir, hay una permanente adaptación o readaptación a situaciones nuevas. En el caso de la mujer pueden ser por ejemplo, embarazo, parto, menopausia, etc. En estos casos, estaríamos hablando de crisis evolutivas.

¿Cómo se manifiesta?

El duelo es un proceso que provoca tanto una respuesta emocional como física, un estado de desequilibrio cuyo grado dependerá de la importancia que tiene la pérdida para la persona. Suele implicar con frecuencia síntomas como: tristeza, sufrimiento, desorientación, desesperanza, desilusión así como un dolor profundo que puede provocar alteraciones de sueño, alimentación, etc.,

Hablamos de un proceso porque implica un trabajo de asimilación de la pérdida. Se habla de trabajo porque hay una inversión emocional importante que conlleva falta de interés en el mundo exterior. Algunas veces, también conflictos con los vínculos interpersonales y una inversión de tiempo más o menos prolongado. Es un proceso complejo que emerge espontáneamente y va desapareciendo gradualmente a medida que la persona va aceptando el cambio, la realidad.

Fases:

  • shock e incredulidad, negación
  • ira y búsqueda de la figura perdida
  • idealización y regateo
  • depresión y retraimiento
  • aceptación y reorganización

 Estas fases del duelo no siempre se presentan de la misma manera ni en ese orden pero suelen ser las más frecuentes. Dependerá de cada persona y sus formas de afrontar las situaciones, su historia personal, pérdidas anteriores e incluso de su entorno social.

Liliana M. Lund

El nacimiento del vínculo madre-hijo

El nacimiento del vínculo madre-hijo

¿Cómo se crean los vínculos afectivos?

nacimiento vínculo madre-hijoEl punto de partida para el nacimiento del vínculo madre-hijo tan especial,es la relación o vínculo amoroso de la pareja que origina a un nuevo ser.

A partir de la concepción y aunque la aparición del embarazo pueda resultar sorprendente, normalmente ambos se adaptan con rapidez y comienzan a organizar sus vidas en función de este gran acontecimiento.

Este término surgió a partir de un libro de Marshall Klaus y John Kennell en 1976 con el título Crear vínculos materno-infantiles”. Con las publicaciones actualizadas de 1983 y 1995 el concepto llegó a establecerse y difundirse en todo el mundo y es el término científico para este proceso: crear vínculos.

Por lo general, el amor que sienten los futuros padres hacia su hijo es espontáneo y surge naturalmente. Sin embargo, existen diversas situaciones que pueden interferir en el proceso y esta conexión fundamental podría no formarse correctamente. Es un hecho comprobado que hay madres y padres que no llegan nunca a desarrollar ese esperado apego con su hijo. En cambio, dicen sentirse desvinculados de ese niño en particular aunque no puedan entender el motivo. Los fallos en la creación de vínculos pueden tener consecuencias muy dolorosas para ambas partes. Es como que el afecto y la confianza no se pueden alcanzar porque siempre se interpone un vacío.

Según algunos estudios, las madres desvinculadas y que habían estado mucho tiempo alejadas de sus bebés, luego tenían dudas de tener el niño correcto, o tenían problemas con la lactancia  Estas madres parecían más confusas que seguras de sí mismas y se sentían dudosas a la hora de aprender la rutina del cuidado diario del bebé. En casos más extremos la irritabilidad y rabia hacia el bebé crecían hasta llegar al abuso infantil: estos bebés de madres desvinculadas presentaban una mayor probabilidad de volver lesionados al hospital.

Los estudios sobre la vinculación afectiva resaltaron la importancia del “período crítico” inmediato después del parto. La química del cuerpo asociada con el trabajo de parto, lleva a madres y bebés a un íntimo acercamiento donde el mero contacto de los labios del bebé con el pezón estimulan una cascada de hormonas que benefician tanto a la madre como al bebé. Estas hormonas favorecen la expulsión de la placenta, ayudan a contraer y recuperar el útero, la subida del importante calostro y luego de la leche.

Estos problemas pudieron estudiarse a partir de los partos mediatizados por la medicina del siglo XX dejando de lado el parto natural, producto de una necesidad de creer en partos más seguros y perfectos. Los bebés eran apartados de sus madres y permanecían mucho tiempo en el nido. También se creía que el recién nacido no tenía desarrollados los sentidos y por lo tanto no sentía dolor.

Cuando hay obstáculos:

En aquellas ocasiones es que éste temprano vínculo madre-hijo no llega a establecerse, la madre, los padres, tendrán serios problemas para comprender y decodificar las señales que envía su hijo, lo que irá provocando un distanciamiento afectivo importante y con serias consecuencias en el desarrollo infantil así como luego en la adultez.

Esto puede ser evitado desde el embarazo gracias a la estimulación prenatal de los padres al bebé así como por el uso de técnicas de diagnóstico no invasivas como son las ecografías que además de su importante función diagnóstica precoz también posibilita un afianzamiento de la incipiente relación afectiva con el bebé. Las imágenes y el poder escuchar el sonido de los latidos del bebé, van permitiendo a la madre y a la pareja ir imaginando a ese ser que pronto cambiará sus vidas, poco a poco, irá ocupando un lugar facilitando la transición de pareja a familia.

Si a todo esto le sumamos una menor intervención de los profesionales de la salud cuando no es indispensable, respetando los tiempos naturales  dejando a la madre vivir esa primera toma de contacto visual, táctil y olfativa con su bebé, se les estará permitiendo a ambos un buen establecimiento del vínculo madre hijo y por tanto salvaguardando una relación saludable en el presente y el futuro.

Por otra parte, cuando éstos obstáculos son más complejos, lo apropiado es la consulta con especialistas que ayuden a un establecimiento vincular ya que las consecuencias posteriores son sumamente importantes para la familia.

Por último, considero que la colaboración interdisciplinar facilita mucho la detección temprana de cualquier aspecto problemático relacionado con el establecimiento de un buen vínculo madre-hijo, padres-hijo. El trabajo conjunto de los diferentes profesionales: médicos, matronas, enfermeros y psicólogos permitirá y facilitará una relación óptima entre el equipo sanitario y los padres del niño/niña.

Liliana M. Lund

Imagen: cortesía de freeimages.com

El ciclo vital y las crisis evolutivas

El ciclo vital y las crisis evolutivas

Tipos de crisis durante el ciclo vital

 

Todas las personas a lo largo crisis evolutivasde nuestras vidas, atravesaremos una serie de etapas en  lo que se llama el ciclo vital. Éste comprende desde el nacimiento hasta la muerte, lo que implicará atravesar tanto crisis evolutivas como vitales. El ciclo vital familiar está inmerso en la cultura a la que pertenece la familia, por lo que no podemos decir que haya formas correctas o incorrectas de pasar por las diferentes etapas. El nivel sociocultural y creencias de cada familia, marcarán una diferencia en la forma de vivirlas.

Pasar de una etapa a otra lleva implícito un cambio y a su vez, todo cambio puede considerarse una crisis. Ésta afecta no sólo a la persona que la está atravesando sino que también afecta al grupo familiar. Estas etapas son claramente definidas y es lo que llamamos crisis evolutivas.

Diferencia entre crisis evolutivas y crisis vitales:

Se refiere a distintos tipos de crisis que enfrentaremos a lo largo de nuestra vida y que se diferencian según éstas sean esperadas o no.

Las crisis evolutivas están definidas y por lo tanto son esperables. Requieren un tiempo de adaptación frente a los cambios y forman parte del desarrollo normal necesitando mayor o menor esfuerzo según las capacidades o recursos de afrontamiento personales y familiares. Éstas son:

  •  Constitución de la pareja
  •  Nacimiento y crianza
  •  Hijos en edad escolar
  •  Adolescencia
  •  Madurez
  •  Ancianidad

Las crisis vitales son producidas por acontecimientos inesperados y repentinos como puede ser el fallecimiento prematuro de alguno de los progenitores, pérdida de empleo, etc. Estas son crisis que requieren un proceso de duelo.

Ambos tipos de crisis serán sobrellevadas y superadas con mayor o menor facilidad dependiendo, como habíamos dicho, de las capacidades o recursos emocionales de las personas, y a la superación de crisis anteriores. Hay personas y/o familias con estructuras más rígidas a las que enfrentar nuevos desafíos les implican mayores esfuerzos.

Es siempre recomendable considerar los cambios que conllevan las crisis de forma positiva, como una oportunidad de crecimiento y mejora.

Liliana M. Lund

Pin It on Pinterest