Qué es el síndrome del niño de reemplazo y cómo evitarlo

Qué es el síndrome del niño de reemplazo y cómo evitarlo

Importancia del conocimiento de la necesidad de elaboración del duelo para evitar el síndrome del niño de reemplazo

Para poder comprendsíndrome del niñoer el síndrome del niño de reemplazo hay que  hablar de la dolorosa pérdida perinatal… Es decir, temas como el aborto espontáneo, aborto terapéutico, mortinato, muerte súbita, bebés con malformaciones congénitas severas…incluso niños en sus primeros años de vida.

Las causas que pueden producir la muerte de un hijo/a son muchas, evidentemente. Sin duda se trata de un evento sumamente doloroso y a veces traumático para sus padres, hermanos si los hay e incluso para los abuelos. Los padres , suelen tener dificultades para asumir la muerte de su hijo, aunque dependerá de varios factores el que algunos puedan afrontarlo mejor que otros.

Con frecuencia la reacción social ante estos hechos es como si no hubiera ocurrido o como algo que hay que olvidar. Por desgracia, a todo el dolor se suma la falta de empatía del entorno, lo que lleva asociado un riesgo psicosocial para las parejas que han sufrido una pérdida perinatal. A su vez, es una cuestión que  incrementa las dificultades emocionales y la elaboración del duelo.

Las características del síndrome del niño de reemplazo:

Se caracteriza por el deseo de ambos padres de tener un reemplazo o sustituto del niño fallecido y por la negación de la pérdida, ya que el tiempo transcurrido desde la muerte y la concepción, no es suficiente para la elaboración del duelo. Por dolor y para no pasar por este doloroso proceso, consciente o inconscientemente, desean que otro niño ocupe ese vacío insoportable. Al nacer, no ven a su nuevo hijo/a realmente, sino que buscan una nueva edición del que han perdido, con lo que el desencuentro con el recién nacido está asegurado.

Una  madre decía: “Cuando tuve en mis brazos a M. buscaba volver a ver los ojos de A, lo que tuviera igual que A. quería volver a verla…”

En cuanto al niño depositario de este remplazo, los problemas psicológicos que suelen presentarse son varios y de graves consecuencias para su salud mental y física, especialmente si son del mismo sexo. Creo que es suficiente con decir que esta criatura estará ocupando el lugar de un muerto y que de este modo a quién ven es a otro/a. Este niño, por lo tanto, carecerá de la identidad singular que le correspondería.

Lo primordial es facilitar la elaboración del duelo.

Para evitar la aparición del síndrome del niño de reemplazo, es muy importante que los profesionales de la salud que intervengan en el momento del fallecimiento del bebé o niño, faciliten ciertas condiciones que favorecerán la elaboración del duelo:

  • Una explicación sincera de lo que le ha ocurrido al niño/a dando la información necesaria para cada fase del proceso.
  • Permitirle si es posible a los padres o un familiar cercano que vean al niño/a  y  quedarse con algún objeto que haya usado e incluso sacar alguna foto para poder tener un objeto externo que les permita corroborar su pérdida.
  • La pérdida de los padres debe ser comprendida y respetada tratando de mantener separados a los padres dolientes de las parturientas.
  • Desaconsejar un nuevo embarazo antes de 6 meses.

Otro aspecto relevante a la hora de enfrentar estos difíciles momentos, es destacar la importancia del trabajo interdisciplinario de los profesionales sanitarios. De este modo, los profesionales podrán trabajar conjuntamente, desde sus diferentes especialidades, logrando una mejor atención, tanto sanitaria como psicológica, para los padres afectados.

 

Liliana M. Lund

 

 

¿Cómo se hace una estimulación prenatal?

¿Cómo se hace una estimulación prenatal?

La importancia de la estimulación prenatal y su conexión emocional

 

estimulación prenatal

Diario de embarazo

La primera cosa fundamental de la estimulación prenatal, es comenzar a crear un vínculo emocional con el bebé. Es decir, comenzar a “conectar” y relacionarse con ese hijo/a que va creciendo en tu interior e ir creándole un lugar, en tí en la pareja y en la familia.

En cuanto a la estimulación prenatal al bebé hay distintas cosas que podemos hacer. Desde que está en el vientre, con la voz, hablándole, por medio de la lectura o con música, la que más nos guste y nos lleve a un estado de tranquilidad, siempre tratando de no excitar  al bebé. Puedes contarle cosas, leerle cuentos o cantarle.

Alrededor de los 4 meses ya es totalmente capaz de escuchar y podrá entonces escuchar el latido de tu corazón, los ruidos internos, tu voz… Por eso, cuando el bebé ya ha nacido se tranquiliza estando cerca de su mamá, tu voz le da seguridad.

Esto facilita la comunicación con el bebé, permite transmitirle nuestro amor así como estimular al pequeñín según su etapa de desarrollo fetal.

Resulta muy positivo compartirlo con el papá o los hermanos y fomentar también con ellos un buen vínculo haciéndolos partícipes de este proceso, recordando también que a nadie le gusta sentirse excluido y transformándolo en un momento especial familiar.

A través de las caricias, con suaves masajes con tus manos lleva a un estado de relajación. Por otra parte, esta presión suave produce unas vibraciones que se transmiten en el líquido amniótico y que el embrión o feto captará a través de sus nervios periféricos estimulando su cerebro. Un buen momento para hacerlo puede ser durante el baño o cuando te acuestes a descansar.

LLevar un diario prenatal:

Si quieres, una buena idea es hacerte un diario prenatal de las cosas que vas/van haciendo y apuntar cómo responde. Irás notando las cosas que le gustan más y así irás fortaleciendo la relación con él, creando un buen vínculo. Puede que a ti te guste mucho una música fuerte y marchosa pero al bebé no y te lo hará saber con sus movimientos más agitados, lo sabrás créeme.

Por eso, también es importante hacer las cosas con sentido común y tener en cuenta que los estímulos que necesita son mayormente suaves y tranquilos. Puedes ponerle las ecografías o comentar cómo te vas sintiendo a medida que el embarazo avanza. Además, poder volver a leer algún día ese diario y lo que fuiste sintiendo, cambiando, soñando… te gustará así como a él o ella le gustará leer cuando sea mayor.

Francoise Doltó (importante psicoanalista francesa) hablaba de un lenguaje mental que los bebés antes y después de nacer, podían comprender. Resulta muy agradable sentir que puedes comunicarte con tu bebé desde muy temprano y que después de nacer también podrás hacerlo.

Sin embargo, de todas las cosas posibles, lo que mejor le hará, será el sentir que hay un lugar esperándole así como será positivo para la pareja el sentir que está creando, deseando también ese lugar especial para poder compartirlo con él/ella. 

Los beneficios de estos momentos compartidos son para todos y al incluir a tu pareja permite que se sienta más partícipe ya que no hay que olvidar que no lo vive desde su cuerpo. De esta forma irá teniendo un papel más activo tanto durante la gestación como después de su nacimiento.

Liliana M. Lund

Pin It on Pinterest