¿Qué motiva las crisis de pareja?

 

 crisis de parejaEn la vida de toda pareja cada tanto suceden situaciones complejas que afectan a uno o a ambos miembros y terminan provocando una crisis de pareja. En algunas ocaciones son crisis vitales o evolutivas que desestabilizan a los integrantes de la pareja. Un cambio laboral, por ejemplo, puede resultar muy positivo y sin embargo provocar una crisis en la pareja (crisis evolutiva) o perder el empleo (crisis vital). Aquí no se trata de quién sufre más ante la adversidad o de quién ama más sino de como puede enfrentarse al dolor, al miedo, a la impotencia.

Todo esto implica, que en los momentos difíciles, no podrán ir “parejos” y surgen los sentimientos de distanciamiento emocional, de ser incomprendidos por el otro. Por motivos diversos, crisis de pareja a lo largo de la vida en común habrán varias y por esto, es sumamente importante aprender a sobrellevarlas conjuntamente. Todo cambio importante implica un ajuste, lleva implícito un antes y un después, que algunas veces nos cuesta asumir. Es por este motivo, que es fundamental aprender a enfrentarlas con el enfoque más positivo que sea posible.

Puede ser que quién sufra la crisis sea sólo un miembro de la pareja pero afectará igualmente a la relación. Muchas veces se trata de un efecto evolutivo, uno de los miembros va madurando, creciendo en ciertos aspectos y se produce un desfazaje entre las necesidades y/o deseos de cada uno. Esto genera muchas veces sentimientos de incomprensión, desencuentro, distanciamiento, celos, etc.

Por lo general, fomentar el diálogo, la tolerancia a una manera diferente de sentir las cosas y la empatía (capacidad de ponerse en el lugar del otro) tratando de comprender su punto de vista, suelen ser de gran ayuda para superar  los obstáculos.

Por otra parte, el tener presente que son las crisis las que si bien nos desafían poniéndonos  a prueba, serán también las que nos brindan una oportunidad de cambio y de crecimiento.

 

 Liliana M. Lund