¿Sabías que un bebé prematuro también tiene derechos legales?

 

Así es, un bebé prederechos de un bebé prematuro maturo tiene derechos. Hoy quiero compartir aquí una bonita historia real. Considero sumamente importante que todos los futuros padres estén al tanto de éstos derechos para el bien, tanto del niño como de sus padres, especialmente de su madre.

Es verdad que el ingreso en Neonatología tiene su razón de ser en la mayoría de los casos y es para bien del recién nacido. Pero no todos los casos son iguales y hay veces que ésto no es necesario e incluso puede ser contraproducente tanto para el bebé como para su madre. Hay veces que es una cuestión de la aplicación de protocolos de actuación médica preventiva de ciertos aspectos pero no de otros. Los aspectos emocionales también son vitales para el bebé.

Cuando se desencadena un parto prematuro, todo suele ocurrir con mucha rapidez. La madre normalmente no suele estar preparada para un parto que se anticipa a su parto soñado, esperado… y emocionalmente se interrumpen sus “tiempos”.

Si a ésto le sumamos el no poder estar junto a su bebé recién nacido, la angustia se suele apoderar de la mamá. Por supuesto que la angustia también se apodera del bebé. De pronto está en un lugar extraño y sin la voz o los latidos de su mamá. Lejos de lo poco que conoce en ese extraño y hasta tal vez hostil, mundo exterior. Para un recién nacido, todos esos estímulos externos resultan aterradores por lo que le es indispensable estar junto a su madre.

Madre y bebé necesitan estar juntos, restablecer su unión y poder iniciar un saludable vínvulo madre-hijo/a.

Ésta historia pertenece a: elhadadelosgirasoles.com

Aquí les dejo el relato de su madre:

El bebé que puso una queja para el servicio de Neonatología

Posted on 

Sabéis que Ethan nació prematuro. Que estuvimos separados casi 30 horas (aunque pudimos conocernos antes y enamorarnos) porque lo recluyeron en una incubadora lejos de su mamá.derechos de un bebé prematuro

Su destino habría sido pasar en neonatos el mes y medio que le quedaba hasta cumplir la semana cuarenta de gestación, con visitas de sus papás cada tres horas (de 12 de mediodía a 9 de la noche). Pero no fue, porque este chiquito puso su primera queja en un servicio de atención al paciente y surtió efecto.

 

Donostia 12 – Septiembre – 2012

Les saluda atentamente, y en mi representación legal, mi padre, Santiago R. G, a mí Ethan R. A;             

Mi queja más personal ante la conculcación del derecho, después de mi nacimiento, a estar con mi madre piel con piel tras dicho nacimiento “prematuro”, con un peso de 2,450 kg, una altura de 45 cm y unas constantes vitales, en este momento que no precisaría estar ingresado en el ala de neonatología, y porque quiero instaurar el vínculo con mi madre y no tener estrés, al igual que no deseo que mi madre, con cesárea, se estrese por no poder tenerme a su lado.

Y mi estancia en neonatología por haber nacido con 34 semanas y tres puede estar hecha desde la buena fe pero siempre tiene que prevalecer el derecho del niño y de la madre a estar juntos cuando no hay fuerza mayor que los indisponga.

No se enfaden, pero hay personas con emociones que pueden ser heridas en su posterior crecimiento psicológico. Mi queja es contra quien pretende estar por encima del bien y del mal, y pueden decidir por otros cuando yo estoy bien y lo que quiero es estar con mi mamá.

Perdonen las molestias y si ocasiono algún contratiempo, pero es lo que siento.

Ethan R. A.

Esta entrada fue publicada en:
.
Liliana M. Lund
.