En ésta oportunidad, compartimos la dura historia de Teresa que quiere dejar su testimonio de muerte perinatal, sobre su experiencia de dolor y también de superación para ayudar a otros padres que tengan que pasar por esta triste experiencia.

 

Hola, mi nombre es Teresa tengo 30 años y quisiera compartir mi historia.

muerte perinatal

Elena llegó a mi vida un 3 de julio del 2014 y partió de mis brazos el día 4 de julio. Ella fue una bebé sumamente vigilada, mi primer embarazo fue planeado pero nada me preparó para ese día, la oí llorar, la besé, conoció a todos quienes la amábamos y de la nada dejo de funcionar su corazón. “Cardiopatía congénita”. Mi bebé murió vestida de rosa…salí del hospital sin ella y muerta de dolor. Nadie se puede recuperar de esto.

Cuatro meses después la vida me volvió a partir …prueba positiva de embarazo y un bebé que no crecía… Dijeron: “embarazo sin embrión”. Me volví loca de dolor, viví solo porque no hallaba la forma de morir…mi marido no pudo con eso y se fue, tal vez esa historia ya estaba muerta tiempo atrás y en ese momento no me daba cuenta. Tengo que decirlo nuevamente, yo me volví loca. Mi mente buscó escapar y esa fue la forma. Hoy me siento mejor porque resignifiqué mi vida. Renuncié a la idea de superar esto.

Hoy no me interesa olvidar el dolor que siento pero he trabajado mucho con ayuda de las personas que me aman para asignarle un lugar a ese gran dolor en mi vida. Ese dolor me hace querer ser mejor persona.

Hoy deseo ser más feliz porque mis bebés Elena y Juno no tuvieron la oportunidad de vivir y yo la tengo…y elijo vivir bien para mi, creo que es la más bella manera de que ellos, mis amados ángeles se sientan orgullos de su mami. Hago por ellos y por mi lo que más me apasiona pensando que eso me hace feliz y al ser feliz muy posiblemente haga el bien y al hacer el bien Dios me permita en su momento encontrarme con mis bebés para nunca más separarnos. Mi dolor ya tiene su sitio.

Gracias por su tiempo