Dos partos diferentes de una mujer – Testimonios

Dos partos diferentes de una mujer – Testimonios

Esta entrada es un relato sobre la vivencia de Ana en sus dos partos, una colaboración para la sección de Testimonios. ¡Muchísimas gracias Ana por compartir tu experiencia!

 

CÓMO DOS PARTOS EN LA MISMA MUJER FUERON NOCHE Y DIA

dos partosSi estás embarazada y más si es tu primer hij@ es muy probable que ya hayas buscado información acerca del parto, preparación al mismo y  te hayan contado muchas historias de cómo les ha ido a diferentes mujeres de tu entorno más cercano.

Cada una de nosotras lo vivimos de una manera muy diferente y cada parto cómo en muchas cosas más de la vida es diferente y único. Las emociones de una mujer a otra son diferentes en situaciones similares.

Gracias a la oportunidad que me ha brindado Liliana Lund, quiero contarte mi experiencia para compartir en voz alta cómo los he vivido yo, dado que es algo que pocas veces podemos expresar abiertamente.

Me presento, mi nombre es Ana, soy mamá de dos niños, el mayor tiene 5 años y el pequeño casi 15 meses.

¿Por qué para mí han sido noche y día mis dos partos? Te lo cuento a continuación

El primer parto lo comparo con la noche, por aquello de ser más oscura, más triste, porque me puse de parto o al menos rompí aguas sobre las 01.00 h de la madrugada….

Ingresé una mañana de sábado en el hospital, era un parto programado dado que yo estaba ya en la semana 41 y no había indicios de que fuera a dar a luz de otra manera. Este primer día de ingreso fue largo, llegué al hospital a las 8.00 h, tras los reconocimientos de rigor, tocamientos, medicamentos para provocar el parto, no se llegó a nada y me dejaron descansando en la habitación hasta el día siguiente que se suponía empezarían con oxitocina a primera hora de la mañana.

El personal sanitario que me tocó era un poco “despegado” y digo esto porque me sentía que era una exagerada por tener dolores, por pasar el rato desagradable que pasas mientras ponen los cables, que aunque es algo normal no dejaba de ser para mí algo “no agradable” después de llevar unas cuántas horas ya ingresada con diferentes tocamientos y revisiones varios, totalmente necesarias!

Yo me pregunto, ¿Tanto cuesta a un personal cualificado y preparado para esto ser un poco más cuidadoso?

No somos una más, somos seres humanos a punto de traer al mundo una vida nueva, merecemos respeto y cariño en esos momentos de incertidumbre, nervios, desconocimiento de lo que está por venir, de que va a pasar, con el anhelo de que todo vaya bien con nuestro bebé.

Aquellas que ya habéis tenido hijos me gustaría preguntaros, ¿Cómo os habéis sentido en esos momentos de exploración?, ¿Y, cuándo están preparando todo para el nacimiento?

Las horas fueron transcurriendo hasta que por fin llegamos a paritorio, me puse a empujar y el niño no salía, tras varios pujos, empezó a entrar personal sanitario en el paritorio, mi marido se marchó de mi lado, vi cómo un señor se subía encima de mí y apretaba mi barriga hacía abajo.

Ahora sé que es la maniobra de Kristeller

No entendía nada, fueron momentos de mucha confusión, con poca información para contarnos que estaba pasando, si era algo grave o no. No consigo recordar que sentía, creo que incertidumbre y confusión es lo que puede describir la situación, pero es cómo si mi mente me hubiera borrado cómo viví aquellos momentos. Nunca he sabido con seguridad porque necesitaron realmente fórceps, incluso las personas de más edad me contaban que eso era una “técnica” de hace muchos años que creían ya no se utilizaba…. Parece ser que sí, mi compañera de habitación también fue con fórceps su alumbramiento.

Siempre he dado gracias a Dios por el buen hacer de la ginecóloga, el niño nació bien apenas se le notaba una señal en un ladito de su cabeza, a mí me cosieron muy bien, no hubo ninguna complicación posterior, ¿Qué más podía pedir? Poco más que pedir, que siguiera siendo un campeón cómo lo estaba siendo desde el minuto 1 que estaba junto a mí en la barriga.

Pero……, cómo bien sabéis después de la noche viene el día….

Si, mi segundo hijo nació por el día. Me lo provocaron también pero en la semana 37 porque se dieron cuenta que tenía una importante dilatación de un riñón, tenía ya buen peso, y dónde mejor podían valorar dicha dilatación era fuera con ecografías al bebé.

Así fue cómo me avisaron que al día siguiente ingresaba para provocarme el parto. Hizo una exploración a conciencia la ginecóloga para que “aquello” empezara a ponerse en funcionamiento. Dolió, pero me sentí comprendida porque me dijo, “sé que es molesto y doloroso pero es para agilizar el parto, es posible que sangres durante el día de hoy, si fuera mucho te vienes rápidamente al hospital”.

¡Menuda diferencia! Si te explican las cosas con respeto, cariño, haciendo sentir que es algo normal lo que te pasa y que te “entienden” te ayuda a tranquilizarte y vivirlo con mucha más calma.

Así fue cómo ingresé una mañana de viernes a primera hora cómo en el parto anterior y a las 17 h nacía mi segundo hijo. En todo momento me hacían sentir “especial”, qué no era una más, qué estaban allí para acompañarme en este proceso, yo era la protagonista y ellas mis comodines.

¿Sabéis lo que les repetí muchas veces durante todo este tiempo que compartimos? Les di las gracias por el trato tan humano que estaban teniendo, por su respeto a mí, a mi circunstancia. Me hicieron sentir comprendida!! lo valoré mucho y aún hoy con estas sencillas palabras sigo agradeciendo su buen hacer, su profesionalidad, me transmitieron cariño, apoyo, humildad, ternura y pasión en su trabajo.

Mi conclusión tras parir dos veces y según lo vívido por mí, es pedir PARTOS MAS HUMANOS!!! Cómo mi segundo parto.

Si has llegado leyendo hasta aquí, decirte: ¡¡gracias!!

Te lo agradezco, no ha sido nada fácil para mí poner por escrito mis sentimientos, mis emociones y recuerdos.

Recuerda,¡¡todo irán bien!!

Un abrazo a todas-

Ana Díaz- Moreno

https://setumejorversion.wordpress.com/ (en proceso de actualización)

https://www.facebook.com/TU-MEJOR-Versión-Coaching-142359219261250/

https://www.linkedin.com/in/anadiazmoreno?trk=hp-identity-name

 

 

 

 

El puerperio y sus diversos miedos

El puerperio y sus diversos miedos


Cambios psicológicos que no esperamos con la maternidad: el puerperio nos sorprende

 

 el puerperio

Lo inesperado del puerperio

Nos preparamos para muchos cambios ante la llegada de un bebé pero hay un aspecto menos previsto de la maternidad: el puerperio. Los cambios implicados en la elaboración que implica el pasaje a la maternidad, el puerperio es la parte que trae consigo más temores y a veces miedos muy intensos.

Sobre muchas de las cosas con las que nos encontraremos al comenzar a transitar éste nuevo camino, ya teníamos alguna idea o  creíamos tenerla. Pero luego, frente a un recién nacido real y todos los cambios en nuestra vida cotidiana, todo se ve diferente.

En mi consulta psicológica, he visto muchas parejas de padres recientes, que se sienten solos o que sólo a ellos les toca vivir una serie de altibajos desconcertantes. Sin embargo,  son propios de la transición a la maternidad/ paternidad. De ahí la importancia de poner en conocimiento a los padres de algunos cambios psicológicos que están implicados en éste proceso. Éstos cambios, por lo general, comienzan a presentarse en el embarazo y después del nacimiento. Son producto de las llamadas crisis evolutivas.

El hecho de que la transformación biológica ocurra en el cuerpo de la mujer tanto en el embarazo como en el parto, posparto y la lactancia, centra como primordial la relación madre-hijo. De ella depende la subsistencia del nuevo ser y éste aspecto suele implicar procesos  más complejos que los vividos por el padre y que sean las madres, por tanto, las figuras predominantes en ésta temática. Por éste motivo, me centraré especialmente en la maternidad por más que se trate de la “pareja parental”.

Con la nueva maternidad, el puerperio se hace sentir de forma insospechada. Además de cuestiones sencillas para aprender a manejarse en aspectos del cuidado infantil, existen una serie de temores psicológicos propios de la nueva etapa evolutiva. Son temores que cuesta comprender cuando están ocurriendo. Habitualmente, en poco tiempo nos habremos hecho con los cambios y podremos disfrutar de ésta etapa más relajadas y con más confianza en nosotras mismas.

Temores habituales ante la maternidad:

Temor a no poder hacerlo bien

Por unos meses, especialmente el primero, puede que nos haga sentir agobiadas hasta que aprendamos a manejarnos mejor con las distintas situaciones, que el bebé duerma toda la noche, que va aumentando de peso, etc. Por debajo de todo ésto, lo que ocurre es que finalmente comprendemos un poco mejor lo que implica transformarse en madre.  Hemos asumido una gran responsabilidad con otro ser humano que dependerá de nosotras. Esto despierta el gran temor de si seremos capaces de hacer las cosas tan bien como para que la vida de éste nuevo ser se desarrolle felizmente.

Seremos madres toda la vida pase lo que pase y las 24 horas del día.

También descubriremos que tener ratos para nosotras mismas ya no resulta tan sencillo, por un tiempo necesitaremos elegir entre ¿me  ducho o duermo? mientras duerme el/la bebé. O que ya no podremos ni ir al baño sin estar con la puerta abierta cuando estemos solas… Nuestras expectativas y prioridades cambiarán mientras que las necesidades del pequeño/a irán por delante.  Durante un tiempo, dejaremos de plantearnos leer un libro y agradeceremos que una película se pueda retroceder. Conviene intentar tener presente que la paciencia y el humor son grandes aliados, es algo pasajero.

Aprender a descifrar las demandas constantes del nuevo integrante y cómo satisfacerlas, llevará un tiempo.  A su vez, el tiempo variará según cada bebé y cada mamá, así como de cada entorno. Aunque nos pueda resultar agotador y a veces desesperante, lo cierto es que pronto nos iremos haciendo con el tema. Iremos descubriendo lo que nos trata de comunicar cuando llora y que ésta es la única vía que tiene para hacernos saber que algo le está pasando. Antes o después, la comunicación será más sencilla. Saber que no comprender todo inmediatamente, no implica que seamos malas madres, facilitará la comunicación.

Los bebés necesitan sentirse acompañados, se asustan mucho y a ellos el cambio en su forma de vida, también les cuesta adaptarse. Para éstas cosas es bueno tener presente que no hay nada tan beneficioso para ellos como el piel con piel. Y resulta muy positivo para ambas partes. Los bebés necesitan volver a escuchar el corazón de su mamá, oler su piel y sentir que está cerca.

Comprender que dejamos atrás nuestro lugar de hijas e hijos

El cambio de rol* que implica el pasaje a la maternidad requiere ciertos ajustes. Por ejemplo, durante el embarazo los cambios pasaban por la mamá, sobre cómo estaba, cómo se sentía, etc.. Durante los meses del embarazo se han sentido especiales y el centro de atención.  Después del parto en cambio, el recién llegado acaparará toda la atención del entorno. Es un hecho que puede provocar que muchas madres se sientan relegadas e incluso obviadas. Son sentimientos normales y pasajeros al producirse el pasaje para asumir su nuevo lugar, su nuevo status*.  Luego, se podrá vivir con orgullo cada aspecto de nuestro hijo/a y se irá abriendo el camino de las vivencias maternales. En síntesis, al asumirnos madres, iremos poniendo al niño por delante nuestro.

Miedo a transformarnos en nuestra madre o padre.

Durante la preparación que implica la nueva maternidad, el puerperio es el menos esperado. Frente a la nueva realidad, solas junto a ese pequeño ser, nos vemos “madres”, lo que remite a nuestra madre. La paternidad tiene el curioso poder de despertar muchos sentimientos y experiencias de nuestra infancia. Tanto para la nueva madre como para el padre. Según hayan sido las respectivas vivencias con las figuras parentales durante el desarrollo, puede despertarse el temor de “ser ellos” o cómo ellos. En ocasiones, ese temor, puede provocar diferentes grados de malestar o angustia. A medida que vayamos comprendiendo que el  cambio de status no implica repetición,  iremos forjando nuestra propia modalidad parental. Es verdad que cometeremos aciertos y errores, pero serán “nuestros”. Entonces, la transición será más sencilla.

La transición también la viven los abuelos

Éste aspecto suele ser más notable para la relación entre mujeres ya que están culturalmente más vinculadas a la crianza. Resulta positivo recordar, que para quienes se transforman en abuelas, también implica un cambio de status y rol. Ellas también deberán aprender. Acostumbradas a criar a sus hijos, a velar por ellos, ahora deben apartarse. Deberán dejar espacio para que surja esta nueva madre, respetar sus decisiones y formas de resolver  la nueva relación familiar. Además, tratar de no dar consejos que no fueron pedidos y brindar la mayor ayuda posible. Por otra parte, será un momento muy propicio para intentar subsanar aspectos del pasado en la relación madre-hija. Será una  gran oportunidad de brindar apoyo, ayuda y cariño. Es importante porque  es un momento en que las nuevas madres se sienten muy vulnerables y confundidas.

Por último, hay que recordar que TODAS las mamás pasan en mayor o menor medidas por éstos temores.

Definiciones:

*Status: Se refiere al lugar que ocupa una persona en un grupo. Una persona puede tener diferentes status, por ejemplo: padre de familia, empleado, etc,

*Rol: Se trata del comportamiento esperado de acuerdo al status que ocupa dentro del grupo.

Liliana M. Lund

Evitar el estrés, 12 ideas para lograrlo

Evitar el estrés, 12 ideas para lograrlo

Es importante en todas las personas pero resulta fundamental durante ciertas etapas como para lograr la concepción, durante tratamientos para la infertilidad y durante el embarazo

 

reducir el estrésEvitar el estrés es en estos casos especialmente importante por los efectos que provoca. En el primer caso, o sea durante la gestación, afecta al desarrollo embrionario y dificulta la preparación psicofísica de la madre antes del nacimiento. Este tema fue desarrollado en el artículo sobre los Efecto del estrés en madres y bebés intraútero

Evitar el estrés es fundamental de por si en aquellas parejas que desean concebir un hijo ya que afecta en el proceso reproductivo, tanto en el hombre con la producción espermática como a la mujer en distintas fases .

En cuanto a los tratamientos de infertilidad y reproducción asistida, va contribuyendo a producir un fuerte desgaste emocional. Las largas esperas, los horarios de la medicación,  los diversos estudios y ciclos que obligan a estar pendientes resultan bastante agotadores por lo que evitar el estrés o reducirlo resulta muy beneficioso.

Las recomendaciones más habituales suelen ser:

Ejercicios de relajacevitar el estrésión progresiva muscular: consiste en ir contrayendo la musculatura gradualmente desde los pies hasta el cuero cabelludo. Se tensan y luego se distienden.

Ejercicios de respiración diafragmática: son respiraciones profundas hasta llenar de aire el estómago, retener un momento y exhalar lentamente el aire. No hay que inhalar demasiado aire porque nos provocaría mareos por sobreoxigenación

Practicar la meditación: según diversos estudios, resulta sumamente positivo y relajante tanto para el organismo como para conseguir un estado de paz mental.

 

Ideas adicionales para evitar el estrés:

evitar el estrés

Baño relajante

 

Tomarse un rato libre para darse un buen baño relajante y mimar tu cuerpo.

 

 

evitar el estrés

Escritura terapéutica

 

 

La escritura terapéutica se puede realizar de forma sencilla relatando aquellas cosas que nos preocupan. Similar a un diario, permite una “ventilación emocional”, es decir poder desahogarnos poniendo en palabras lo que nos preocupa.

evitar el estrés

Masaje relajante

 

 

Darse un masaje relajante no necesariamente requier acudir a un centro especializado. También es una excelente oportunidad para dárselos mutuamente en  pareja y facilitar un momento especial de encuentro  y gratificante.

 

evitar el estrés

Un buen libro

 

 

Un buen libro de los que te cuesta dejar de leer es otra estupenda idea para mantener la mente ocupada en cosas alejadas de la realidad cotidiana. En el caso de que el estrés sea muy elevado, puede que impida la concentración en la trama de una historia. En ese caso, otra opción puede ser un libro de relatos cortos, incluso existen los “micro relatos”.

crisis

Paseo

 

 

 

Disfrutar de paseos en contacto con la naturaleza. La simple contemplación de árboles y jardines en un parque tranquilo o en medio del campo proporciona serenidad.

 

evitar el estrés

Bajo la lluvia

 

 

También pueden ser paseos incluso bajo la lluvia que fomentan la complicidad al abrigo de un paraguas o mirando la lluvia desde una cafetería.

 

 

evitar el estrés

Paseo en bicicleta

 

 

 

 

¿Qué tal un paseo juntos en bicicleta? Hay sitios bonitos donde se pueden alquilarsi no dispones de una.

evitar el estrés

Natación

 

 

 

 

La natación es otro buen recurso para relajar cuerpo y mente. Además es un ejercicio aeróbico muy saludable.

 

evitar el estrés

Columpiarse

 

 

 

¿Te animas a columpiarte como en tu infancia? Revivir esos momentos de juego y diversión, suele ser muy gratificante.

 

 

Espero que estas ideas te resulten buenas y seguro que se te ocurrirá alguna más. Busca que se adapta a tus gustos o posibilidades y te ayude a lograr emociones y pensamientos positivos.

Liliana M. Lund

 

 

Comunicación mediante signos con los bebés

Comunicación mediante signos con los bebés

¿Te gustaría saber qué piensa tu bebé?

 

En esta oportunidad contamos con la colaboración de Miriam  Escacena para introducirnos en el interesante tema de la comunicación mediante signos con los bebés.

Hasta hace unos años se pensaba que los bebés no podían empezar a comunicarse hasta que no desarrollan el habla, cosa que sucede cuando alcanzan entre 1 y 2 años de edad, pero me gustaría desvelarte algo que para mí es fascinante y que he podido probar con mi propia hija. Se trata de la comunicación con bebés a través de la lengua de signos, técnica que se conoce con el nombre de “signos para bebés” o “Baby Signs Language” si lo nos referimos a su origen anglosajón.

comunicación mediante signos

Imagen cortesía de Flickr (Anne Geddes)

Todos los bebés nacen con el deseo de comunicarse, claro, la comunicación es la base de la supervivencia. Seguro que has escuchado cientos de veces la famosa frase de “quien no llora no mama”, ¿verdad?
Los seres humanos somos seres sociales por naturaleza y necesitamos relacionarnos entre nosotros, más aún los bebés que son totalmente dependientes de sus cuidadores para poder sobrevivir.. Ellos utilizan todas las herramientas a su alcance: miradas, sonrisas, llantos, gorjeos... etc. De esta forma tratan de hacernos entender que tienen hambre, están incómodos por algún dolor, que necesitan que les cambiemos el pañal.. Pero necesitan tiempo y madurez para poder expresarse con palabras.

Los padres, (sobre todo las mamás), aprendemos de la experiencia del día a día a interpretar las señales de nuestro bebé y poder así satisfacer sus necesidades. Solemos pasar una especie de “revisión completa” en la que chequeamos si tiene hambre, sueño, frío, calor, pañal húmedo, fiebre, dolor de dientes, oídos, tripita…, etc.

Pero hay ocasiones en que el bebé llora y llora de forma continuada y nos frustramos porque no sabemos qué le pasa. Puede que la situación dure sólo unos minutos, pero a nosotros se nos hace eterno ver que no logramos calmar el llanto y nos empezamos a poner nerviosos deseando poder entender a nuestro bebé, contagiando incluso ese nerviosismo a nuestro pequeño.

En estos momentos nos encantaría tener una lámpara maravillosa, de esas que frotas y aparece un genio maravilloso dispuesto a concedernos tres deseos.. “¡Ojalá que mi bebé pudiera hablar!” Seguro que sería el primero que pediríamos, para de esa forma entender lo que le pasa a nuestro bebé y poder calmarle cuento antes..

comunicacion bebes
Sin embargo, no tenemos por qué experimentar esta sensación de incomprensión. Si estás leyendo estas líneas estás de enhorabuena, porque te aseguro que puedes enseñarle gestos sencillos a tu bebé para que pueda comunicarse con sus manitas!

En realidad, ellos ya hacen gestos de forma innata:

• nos hacen saber que tienen hambre, (generalmente con el gesto de succión o el reflejo de buscar el pecho)
• nos regalan sonrisas cuando hacemos algo que les gusta
• levantan sus bracitos cuando quieren que les cojamos
• cuando tienen sueño se rascan los ojitos
• señalan objetos con sus deditos para que se los demos
• nos piden ayuda cuando quieren dar sus primeros pasos
• intentan dar palmas cuando algo les gusta..

comunicación mediante signos

Niño tirando besitos Imagen cortesía de Flickr (McKay Savage)

Además, los adultos solemos enseñarles a decir adiós con su manita o tirar besitos para despedirse, y esto suele ser común en todas las culturas.
Pues de la misma manera que le enseñamos estas costumbres sociales, podemos enseñarle muchos más gestos sencillos que ellos pueden realizar con sus manitas para expresarnos sus necesidades básicas: hambre, sueño, malestar, ganas de jugar..etc
Y lo mejor de todo es que podemos adentraros en el maravilloso mundo interior de nuestro bebé, saber qué piensa y qué pasa por su cabecita, cómo ve y entiende el mundo.. y te aseguro que es una experiencia fascinante que creo que todos los padres deberían probar…
Lo más hermoso de establecer una comunicación temprana con nuestros hijos es que es una excelente manera de fomentar el vínculo afectivo, la complicidad y los lazos de unión en la familia, ¿te gustaría probar? Si te apetece saber un poco más te invito a que eches un vistazo a alguno de mis cursos como este veas el webinar que ofrecí sobre el tema, ¡espero que te resulte tan apasionante como a mi!

Un abrazo

Miriam Escacena

Sobre la autora:

Soy Miriam Escacena, ingeniera de profesión pero por encima de todo mamá de corazón. Capaz de ver todo lo bueno que puede ofrecernos la vida, siempre con una sonrisa en la boca y un pie en la luna. Me entusiasma la infancia y también todo lo relacionado con el aprendizaje y el desarrollo continuo de las personas. Logré juntar mis dos pasiones al fundar mi propio proyecto (www.comunicacionconbebes.com) con gran ilusión y a base de quitarme horas de sueño.

Me dedico a ofrecer cursos a familias y escuelas infantiles, tanto presenciales como online a todo el mundo. Gracias a todo lo que he aprendido en este recorrido también a ayudo a emprendedores que quieren apostar por sus sueños, allanándoles el camino para que no se tropiecen con las mismas piedras con las que me encontré yo en su día. ¡Encantada de aportar mi granito de arena a este proyecto!
http://www.comunicacionconbebes.com/

Efectos de la depresión materna en los niños

Efectos de la depresión materna en los niños

Importancia de la detección precoz de la depresión

 

efectos de la depresiónLa detección precoz de la depresión materna, la gran importancia que tiene, no es sólo por las consecuencias que tiene en la vida de la madre sino también en los niños, sus hijos. La madre puede generalmente, recuperarse muy bien, gracias a un tratamiento tanto médico como psicológico. Sin embargo, los efectos de la depresión materna en  los niños puede dejar huellas permanentes.

Cabe destacar que se trata de un trastorno bastante frecuente, especialmente en madres que carecen de apoyo suficiente, ya sea de su pareja o del entorno.

Una madre que sufre una depresión, dependiendo del grado de ésta, tendrá dificultades para relacionarse con el niño y le costará comprender sus necesidades. Si bien cada caso es diferente, por lo general, se encontrarán invadidas por sentimientos profundos de tristeza, culpa y de incapacidad para ser una buena madre o cuidadora de su bebé/niño. Pueden ser capaces de atender las necesidades básicas del bebé pero seguramente fallará en la interacción con él/ella. No sentirá suficientes deseos de hablarle, mirarle o jugar con él y todo esto es básico para el correcto desarrollo del bebé.

Sin embargo,muchas veces las depresiones pasan desapercibida para el entorno. Ven a los niños alimentados y aparentemente tranquilos pero la madre seguramente tendrá un aspecto desganado y probablemente descuidado, debido al decaimiento y apatía que la embarga. La tranquilidad que parecen tener estos niños, es en realidad un reflejo del estado de su madre, faltos de vitalidad y una muestra de desinterés por todo lo que le rodea. Por otra parte, es altamente posible que la madre sienta irritabilidad, falta de paciencia y sea incapaz de contener el llanto del niño lo que producirá un elevado nivel de cortisol (la hormona del estrés)

efecto de la depresión maternaDurante los 2 primeros años el desarrollo cerebral del bebé es enorme comparativamente al resto de su vida. De la interacción con su cuidador/madre, dependerá que se desarrollen las áreas del cerebro correspondientes a:

  • la empatía,
  • áreas afectivas,
  • coeficiente intelectual entre otras.

En la actualidad, los aportes de las neurociencias, permiten la comparación del desarrollo cerebral de los niños, mostrando diferencias significativas entre niños cuyas madres poseen depresión y las que no. Las áreas donde se muestra una diferencia más notable es en el hipocampo y la amígdala.

Otros estudios han mostrado que los individuos expuestos al maltrato y al trauma en la vida temprana tendrán un hipocampo más pequeño de adultos. Es interesante notar que eso mismo también se ha encontrado en las personas con depresión crónica y muchas personas deprimidas tienen elevados niveles de cortisol.

Aportes desde diferentes teorías psicológicas:

Desde la Psicología y el Psicoanálisis se han aportado numerosos estudios que muestran los efectos de la depresión materna con amplitud a lo largo de los años. Dichos estudios derivan tanto desde la observación directa de los niños como estudios retrospectivos a partir del análisis de adultos.

El bebé nace desvalido e incapaz de su auto conservación por lo que se encuentra a merced del adulto para su subsistencia física y emocional. Los estudios de René Spitz sobre depresión anaclítica de los niños, mostraron la fusión entre necesidad biológica y necesidad afectiva. Sus testimonios (desgarradores) describen como niños separados de sus madres, atendidos en  guarderías y alimentados correctamente, iban apagando su impulso vital, entraban en un llanto monótono y sin destinatario. Finalmente rechazaban el contacto humano primero y luego el alimento. La deprivación afectiva, parcial o total, llevaba a detenciones del desarrollo, propensión a contraer enfermedades y en los casos extremos, a rechazo total a alimentarse y a muerte por marasmo. Estos trabajos confirmaron empíricamente, por desgracia, la importancia de las relaciones afectivas tempranas y su incidencia en la salud y dieron empuje a un trabajo preventivo.

Los efectos de la depresión materna, pueden influir en el desarrollo del bebé tanto desde el punto de vista de la maduración psicomotriz como del desarrollo de la afectividad y la capacidad de relacionarse con estímulos exteriores y realizar aprendizajes.

El estudio del rostro de la madre como primer espejo es tomado tanto por Winnicott como por los investigadores de infantes. Winnicott (1971) encuentra que las madres que atraviesan procesos depresivos interrumpen el proceso de diferenciación (yo-no yo) y perturban la creatividad del niño. Encuentra que bebés que padecen madres disfuncionales presentan con mayor frecuencia:

  • enfermedades comunes,
  • cierto detenimiento en las adquisiciones del desarrollo psicomotor, del tono muscular, de la coordinación y
  • una posible alteración en la capacidad de disfrutar la experiencia corporal y la de ser.

Estos estudios son algunos ejemplos de los muchos que hay entorno a esta temática. Los efectos de la depresión materna, o persona que se ocupa del niño, son significativos y dejan secuelas que son importantes de tratar lo más temprano posible ya que en algunos casos pueden dar lugar a patologías severas.

Es que aquellas madres que posean una sintomatología de estas características, consulten a su médico que derivará a psiquiatría para recibir una medicación correcta y a un psicólogo para realizar una terapia.

Este tema no es sólo de incumbencia de la madre sino de toda la familia y su entorno.

Liliana M. Lund

 ¿Quieres leer un poco más?

El maravilloso inicio de la vida humana.

El maravilloso inicio de la vida humana.

Un vídeo fascinante desde la concepción al nacimiento

 

el maravilloso inicio de la vidaEn esta entrada quiero compartir uno de los mejores vídeos documentales  que he visto de El maravilloso inicio de la vida. Se llama La odisea de la vida y es de origen francés y explica desde la concepción hasta el parto.  Explica el proceso a cada paso y resulta realmente como si lo estuviéramos presenciando.

Verlo así parece todo muy fácil, pero sin embargo un embarazo sólo se logra en un 20%. Serán muchos los obstáculos que se pueden ir interponiendo y que puedan impedir el encuentro del óvulo con el espermatozoide o la anidación en el útero materno.

Enternece ver como las primeras células que darán lugar al corazón, comienzan a latir. Como  entre las 9 y 12 semanas ya está completamente formado. También se verá y explicará todo sobre la placenta, como funciona, las sustancias que puede filtrar y las que no, etc

Luego, el desarrollo del sistema nervioso embrionario, del sexo y los logros que va haciendo a cada mes… sus movimientos, cuando tiene hipo y su explicación, sus pataditas. Su preparación para el parto. Así llegamos al parto en sí, sus padres preparados, la epidural y como el bebé atravieza el canal de parto, como va a rotar. Finalmente mamá recibe a su bebé y papá corta el cordón. Por fin, veremos el bebé, luego de todo el proceso de su desarrollo.

Además de ser muy ilustrativo todo el desarrollo, está realizado de forma amena y con buena música. Su calidad visual y conceptual hacen de éste un buen vídeo para enseñarle a los niños, con edad adecuada, el proceso de fecundación y gestación.

¡Realmente es un milagro!   Es ¡¡el maravilloso incio de la vida!!

Liliana M. Lund

¡Sería fantástico conocer tu opinión!

 

Pin It on Pinterest