Factores que inciden en el  fallo de implantacion de embriones o abortos de repetición

 

fallo de implantación

blastocisto pre-implantacional

Consiste en la no consecución de un embarazo viable tras tratamientos de FIV. y comprende tanto a aquellas pacientes que no gestan como aquellas que lo hacen pero sufren un aborto temprano.

El fallo de implantación es un gran problema y un reto al que hay que enfrentarse cada día. Con muchas parejas se consiguen óvulos y/o embriones que tienen buen aspecto pero no se consigue que se implanten. Este fallo puede deberse a muchos factores, como por ejemplo:

  • por la edad materna
  • el embrión tenga un aumento de anomalías cromosómicas por la edad o por la baja calidad de la muestra de semen

Sin embargo, hay parejas en las que la mujer es joven, él tiene una muestra de semen de buena calidad pero los embriones no se implantan.

Entonces ¿por qué ocurren?

Desgraciadamente, se desconocen muchos de los procesos que culminan con una correcta implantación embrionaria. Hay que pensar en que la causa es multifactorial y que proviene no de uno, es decir la madre, sino de tres participantes: la mujer, el hombre y el embrión. Sí, se sabe que algunas causas son maternas, pero la mayoría son embrionarias y no siempre se pueden diagnosticar ni tratar satisfactoriamente, de ahí el elevado grado de incertidumbre y angustia del paciente cuando los médicos no son capaces de encontrarla. No obstante, en los últimos años se han hecho grandes progresos en este campo.

Un estudio correcto del fallo de implantación requiere una valoración multidisciplinar por un grupo de trabajo especializado en estos trastornos y que incluye a ginecólogos, endocrinólogos, biólogos moleculares, genetistas y embriólogos. Así como profesionales especializados en inmunología embrionaria.

Los factores que afectan a la implantación pueden ser de distinto tipo:

  • de origen hematológico debido a alteraciones en la coagulación de la sangre que pueden afectar a la capacidad del embrión para implantarse en la cavidad uterina.
  •  la capacidad del útero para aceptar al embrión.
  • En caso de haber miomas, adherencias o pólipos en la cavidad
  • cuando todo eso ha sido estudiado en el llamado «estudio de fracaso de implantación» y es correcto, entonces no se sabe que sucede.

Algunas investigaciones  se decantan por pensar que hay problemas de carácter inmunológico, de rechazo, hacia ese embrión que tiene que hacer su espacio dentro de la cavidad uterina. Los investigaciones más actuales siguen la línea de estudios inmunológicos que se están realizando en las pacientes, a nivel endometrial, a nivel sanguíneo, que tratan de descubrir si hay algo más que se pueda hacer a nivel de fracaso de implantación.

Liliana M. Lund