¿Por qué se produce el síndrome de hiperestimulación ovárica?

 

hiperestimulacin-ovrica

Síndrome de hiperestimulación ovárica – SHO

El síndrome de hiperestimulación ovárica (SHO) es una respuesta exagerada del ovario a los tratamientos de estimulación ovárica.  El SHO se caracteriza por un amplio espectro clínico que varía desde formas leves asintomáticas, en las que sólo existe un aumento del tamaño ovárico, a formas graves.

 La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) ha propuesto como índice de calidad la incidencia del síndrome de hiperestimulación grave en menos del 1% de los ciclos estimulados.

Las parejas que padecen infertilidad y trastornos de ovulación suelen recurrir a las técnicas de reproducción asistida para lograr un embarazo. La Sociedad española de fertilidad (SEF), en su “Libro blanco sociosanitario sobre infertilidad en España”, señala que cerca de un millón de parejas demandan atención reproductiva cada año. En el 21% de los casos, la esterilidad femenina está causada por distintos trastornos de ovulación. Estos desórdenes pueden provocar ciclos irregulares (más cortos o más largos de lo normal) o la ausencia total de la menstruación, de modo que se multiplican las dificultades para lograr un embarazo.

Para incrementar las probabilidades de éxito, es necesario someterse a una estimulación ovárica, una técnica que incrementa el número y calidad de ovocitos que se generan en la ovulación. Este síndrome puede afectar hasta un 10% de las mujeres sometidas a estos tratamientos. No se conoce exactamente cuáles son las causas, pero sí que se desencadena cuando la maduración final de los ovocitos se realiza mediante una inyección de hormona gonadotropina coriónica humana (HCG).

Factores de riesgo:

Según la experiencia clínica, se han podido definir una serie de posibles factores de riesgo que pueden aumentar las posibilidades de que una mujer sometida a estimulación ovárica pueda sufrir el SHO:

  • Edad: es más frecuente en mujeres menores de 30-35 años,  que probablemente haga que la respuesta al tratamiento de estimulación ovárica pueda ser mayor.
  • Bajo peso: este factor depende de los diferentes estudios realizados. En algunos de ellos las mujeres con un índice de masa corporal reducido presentan una mayor incidencia de SHO.
  • Síndrome de los ovarios de poliquísticos (SOP): las mujeres con este síndrome que provoca la aparición de múltiples quistes ováricos, tienen una mayor predisposición a tener una respuesta exagerada al tratamiento de estimulación ovárica.
  • Estrógenos elevados: la detección de estrógenos (estradiol) elevados en sangre durante el tratamiento de estimulación ovárica puede ser un signo de riesgo de SHO, especialmente cuando de un día para otro se produce un incremento de más del 75%.
CLASIFICACIÓN:

El síndrome de hiperestumulación ovárica se clasifica en función de la gravedad de los síntomas que ocasiona:

  • SHO leve: puede afectar hasta el 10% de las mujeres que se someten a fecundación in vitro (FIV), Los principales síntomas son:
    – Distensión del abdomen por acumulación de líquidos (ascitis).
    – Dolor abdominal, aumento de peso, hipotensión arterial y una analítica sanguínea que denota bajas concentraciones de sodio en sangre o exceso de potasio.
  • SHO severo: la incidencia puede afectar hasta el 2% de los casos de FIV. Se caracteriza por el agravamiento de los síntomas, con una hinchazón abdominal y dolor abdominal intensos, disminución de la micción e incluso dificultades respiratorias.
Tratamiento:

Para el tratamiento del síndrome de hiperestimulación ovárica leve sólo se trata de aliviar los síntomas:

  • Guardar reposo, evitando el ejercicio intenso y las relaciones sexuales
  • Beber mucho líquido, incluyendo bebidas isotónicas
  • Evitar el alcohol y las bebidas con cafeína.
  • Para el dolor se puede tomar un analgésico (paracetamol por ejemplo)
  • Controlar el peso ya que podría suponer un agravamiento del SHO.
  • Si ya se está embarazada,  debe realizarse un seguimiento médico estricto, dado el riesgo de que se agraven los síntomas.

En el caso SHO severo será necesaria la hospitalización de la paciente para poder realizar un control clínico continuado y en caso de ser necesario, poder extraer el líquido en exceso.

Imagen: www.reproducciónasistid.org

 

Liliana M. Lund