Los aportes de la función del padre.

Durante el proceso de transformarse en padres, es la mujer la principal protagonista. Es lógico  ya que los grandes cambios ocurren en ellas, pero ¿cuál es la función del padre durante esta transformación?

Hagamos una revisión.

La paternidad puede ser definida como el proceso psico-afectivo por el cual un hombre realiza una serie de actividades concernientes a:

  • concebir,
  • proteger,
  • aprovisionar y
  • criar a cada uno de sus hijos.

La raíz biológica de la paternidad se sitúa en el impulso instintivo de supervivencia. El deseo del hombre es sobrevivir en el hijo, otorgándole su nombre, hecho registrado a lo largo de la historia  por medio de ritos, religiones y costumbres.

Al igual que la mujer, el hombre también sufre intensas ansiedades durante el embarazo. Suele estar culturalmente obligado a callar a fin de no ser considerado débil o disminuido en su virilidad. AI no poder comprobar en sí mismo el desarrollo embrionario, como lo hace la mujer, queda librado a fantasías inconscientes, terroríficas e intensas. Son frecuentes las dudas de si tendrá capacidad de engendrar objetos íntegros y sanos. También de si será capaz de asumir adecuadamente su rol paterno. El embarazo de la mujer siempre produce en el varón la necesidad de buscar un equilibrio interno con relación a conflictivas infantiles. La traba más frecuente que impide mantener una adecuada sexualidad es la identificación de la esposa con la propia madre. Pueden predominar la envidia a la capacidad creativa de la mujer, sentimientos de abandono y celos que llevan a percibir a la pareja como poco satisfactoria.

función del padre

La función del padre en la pareja

La pareja y sus cambios:

El primer embarazo, si bien es  una situación de crisis, puede ser también una experiencia de apertura y un comienzo que estimula poderosamente las potencialidades para la intimidad, el cuidado y la ternura mutuos. Se habla de crisis en cuanto a que provoca una serie de cambios individuales y de pareja. Hay cambios

La pareja necesita resolver esta crisis evolutiva en forma compartida, tanto las ansiedades por el presente, revivir el pasado, como los proyectos del futuro.

Tendrán que volver a elaborar su alianza como pareja, expandir su relación, comunicar sus sentimientos mutuos e intercambiar sus vivencias respectivas. Es entonces también una oportunidad de crecer junto a su pareja.

Muchas parejas que esperan un hijo revisan, tanto juntos como individualmente, sus recuerdos de infancia. Descubren en la propia experiencia de llegar a ser padres, un nuevo tipo de reconciliación con sus progenitores. El ingreso de un nuevo miembro significará una transición, conciliación y renunciamiento, dando lugar a una nueva estructura familiar.

¿Cuál es la función del padre en el embarazo?

El hombre puede imaginarse más fácilmente su función, su aporte para cuando haya nacido el bebé. Atender al niño cuando la madre necesite descansar, en las visitas médicas, etc. Sin embargo, suelen sentir que no pueden aportar nada durante el embarazo. Esto no es así. Durante el embarazo, es verdad que será la mujer quien viva los cambios físicos pero necesitará apoyo emocional. En muchas ocasiones, las futuras madres se sienten frágiles y vulnerables, así como otras, rozarán la omnipotencia.

El padre es el soporte emocional de la madre. Ella necesitará en quien apoyarse, con quien compartir tanto sus sueños como sus temores, que le proporcione equilibrio. La madre, para poder ofrecer un buen “holding” o sostén a su bebé, necesita ella misma ser sostenida adecuadamente por su pareja. Para poder hacerlo, el padre a su vez, debe ser sostenido por el entorno.

El cambio de algunas prácticas médicas , como ser el ingreso a sala de partos o a las salas de cuidados intensivos del bebé, etc., son situaciones que produjeron un fuerte aumento en el compromiso paternal. EI incremento de participación del padre en el momento del nacimiento resultó una influencia positiva en la relación padre-bebé

Las diferencias en el estilo paternal y maternal tienen que ver con las contribuciones biológicas diferentes. Las funciones de la madre y el padre se complementan y posibilitan mayores efectos en la socialización y desarrollo del niño.

 

Liliana M. Lund