Los cambios que traen la maternidad- paternidad en la estructura  familiar
Maternidad paternidad y familia

Maternidad y familia

La maternidad así como la paternidad es una experiencia para cada uno que marca un antes y un después, haciéndonos crecer y aprender.

Desde la etapa de gestación, el parto y así como el puerperio marcan el ritmo de lo que será nuestra vida desde que sabemos que estamos embarazadas. Empieza poco a poco la relación con nuestro hijo y también se empezará a preparar el cambio de la estructura familiar.

Todos los miembros de nuestra familia tendrán sus propias y significativas transformaciones, desde la pareja y los hijos si se tienen, hasta nuestros propios padres. Es que la gestación no se aplica sólo a la mujer gestante ya que también se va a ir gestando una familia junto al nuevo integrante.

Traerá muchos cambios tanto desde lo biológico, los cambios psicológicos tanto de la pareja como del entorno, que implican crecer, cambio de roles, las ansiedades y sueños que se depositan en el bebé y eso les pasa tanto a los padres así como a los abuelos, tíos, hermanos, etc.

La maternidad-paternidad merece, como experiencia individual, de pareja y familiar, que dediquemos esfuerzos para nuestro bienestar físico, emocional y mental con la ayuda de los profesionales que pueden estar al cuidado de la futura madre. Para que así  puedan ayudarnos a interiorizar una nueva perspectiva psicológica ante la maternidad y los retos que nos presenta. Se trata de una nueva etapa en nuestras vidas y es para toda la vida y muchas veces podemos sentirnos confundidas/os ante tantos cambios en distintos aspectos de nuestra existencia.

Una buena decisión es prepararnos para no sentirnos perdidos y estar dispuestos a adoptar nuevos ritmos de vida, nuevas costumbres y hábitos, en general a aprender a ser padres, ante lo cual lo más importante es la buena actitud que tengamos.

Siempre es recomendable una buena comunicación. Hablar de lo que para cada uno representa esta nueva etapa y compartir sentimientos, ayuda a construir, como pareja, la familia que deseamos tener. Y poder crecer en las distintas áreas de nuestra vida, la biológica, la psicológica y la social

Para esto, no dejemos de buscar la ayuda que consideremos necesaria para esta etapa que marcará nuestras  vidas para siempre y así empezar a construir el espacio psicológico para el nacimiento de nuestro bebé.

Liliana M. Lund